sábado, 15 de febrero de 2014

Gabriel García Márquez

AA
Aracataca, Colombia, 1928). Afincado desde muy joven en la capital de Colombia, Gabriel García Márquez estudió derecho y periodismo en la universidad Nacional e inició sus primeras colaboraciones periodísticas en el diario El Espectador.
A los veintisiete años publicó su primera novela, La hojarasca, en la que ya apuntaba los rasgos más característicos de su obra de ficción, llena de desbordante fantasía. A partir de esta primera obra, su narrativa entroncó con la tradición literaria hispanoamericana, al tiempo que hallaba en algunos creadores estadounidenses, sobre todo en William Faulkner, nuevas fórmulas expresivas.
Comprometido con los movimientos de izquierda, Gabriel García Márquez siguió de cerca la insurrección guerrillera cubana hasta su triunfo en 1959. Amigo de Fidel Castro, participó por entonces en la fundación de Prensa Latina, la agencia de noticias de Cuba. Tras la publicación de dos nuevos libros de ficción, en 1965 fue galardonado en su país con el Premio Nacional.
Sólo dos años después, y al cabo de no pocas vicisitudes con diversos editores, García Márquez logró que una editorial argentina le publicase la que constituye su obra maestra y una de las novelas más importantes de la literatura universal del siglo XX, Cien años de soledad.
La obra, en la que trabajó más de veinte años, recrea a través de la saga familiar de los Buendía la peripecia histórica de Macondo, pueblo imaginario que es el trasunto de su propio pueblo natal y al tiempo, de su país y su continente. De perfecta estructura circular, el relato alza un mundo propio, recreación mítica del mundo real de Latinoamérica que ha venido en llamarse «realismo mágico», por el encuentro constante de elementos realistas con apariciones y circunstancias fantasiosas. Esta fórmula narrativa entronca con la tradición literaria latinoamericana, iniciada con las crónicas de los conquistadores, plagadas también de leyendas y elementos sobrenaturales originados por el profundo choque entre el mundo conocido y la cultura de los españoles que emigraban y la exuberante y extraña presencia del continente latinoamericano.
   A partir de Cien años de soledadGarcía Márquez desarrolló una importante carrera literaria con obras como Relato de un náufrago El otoño del patriarca, al mismo tiempo que publicaba numerosos ensayos, impregnados de sus ideas políticas.En 1981 se consagra definitivamente con Crónica de una muerte anunciada, novela que inclina a su favor la balanza del Premio Nobel de 1982. Con posterioridad llegarían otras obras maestras como El olor de la guayaba o El amor en los tiempos del cólera.

De sus últimas obras decir que Memoria de mis putas tristes levantó no poca polémica por el tratamiento de la prostitución y que en 2010 publicó una antología completa de sus conferencias más interesantes, bajo el título de Yo no vengo a decir un discurso.

Varias de las obras de García Márquez han sido llevadas al cine, aunque ninguna con tanto éxito como sus equivalentes literarios. Quizá habría que destacar las adaptaciones de El coronel no tiene quien le escriba El amor en tiempos del cólera.

OBRA NOVELÍSTICA

Vivió los primeros años de su vida con sus abuelos maternos, el coronel Nicolás Ricardo Márquez Mejía y Tranquilina Iguarán Cotes, cuyos apellidos quedaron popularizados por los personajes de Cien años de soledad (1967). 
   Por haber vivido retirado al comienzo de su padre, le fue difícil tratarlo con confianza en la adolescencia; "nunca me sentía seguro frente a él, no sabía cómo complacerlo. El era de una seriedad que yo confundía con la incomprensión", dice García Márquez.
Después de terminar la enseñanza secundaria, comienza a escribir una novela que en un principio titulaLa casa. Por esta época lee a Kafka y a Joyce. En Santafé de Bogotá estudia derecho en la Universidad Nacional y escribe sus primeros cuentos.
Publica en "El Espectador" su primer cuento, La tercera resignación. Deja la carrera del derecho y se inicia en el periodismo.
En 1948, tras el asesinato del líder político liberal Jorge Eliécer Gaitán, se traslada a Cartagena e inicia su actividad periodística en el diario El Universal, que continúa en Barranquilla en El Heraldo. En esta última ciudad conforma el núcleo de escritores Grupo de Barranquilla. Publica Eva está dentro de su gatoTubal-Caín forja una estrellaLa otra costilla de la muerte en El Espectador.
En 1955 viaja a Ginebra como corresponsal de El Espectador. Se establece en Italia y recorre Alemania Oriental, Checoslovaquia y la Unión Soviética. Viaja a La Habana y en 1959 se instala en Colombia como corresponsal de Prensa Latina.
Entre 1959 y 1961, estuvo trabajando para la agencia cubana de noticias, La Prensa, en Colombia, en la Habana y en Nueva York.
Se exilia en 1979 en México, vive luego en Barcelona. Doctor Honoris Causa de la Universidad de Columbia en 1971. Fue en México, durante su exilio, donde empezó a escribir su obra maestra, la novelaCien Años de Soledad, en un estilo que demuestra la influencia del famoso escritor norteamericano,William Faulkner. La fabulosa novela relata la historia épica de la familia Buendía y sus generaciones en la comunidad fictícia de Macondo.
Cien Años de Soledad se ha convertido en una obra literaria clásica mundial y de la literatura moderna de hispanoamerica. Se ha traducído a la mayor parte de los idiomas y lenguajes literarios, y a la vez se han vendido más copias de esta novela que la de cualquier otro autor latinoamericano contemporaneo.
Adscrito al realismo mágico y vinculado a las complejas realidades políticas y sociales del continente americano, Gabriel García Márquez universaliza personajes y lugares con una particular técnica literaria y un profundo conocimiento del hombre, logrado a través de un equilibrio entre lo real y lo onírico.
Además de Cien años de soledad, se cuentan entre sus obras La hojarasca (1955), El coronel no tiene quien le escriba (1962), La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada(1972), Cuando era feliz e indocumentado (1973), Ojos de perro azul (1974), El otoño del patriarca (1975), que trata sobre el poder y la corrupción políticos, Crónicas y reportajes (1976), Crónica de una muerte anunciada (1981), novela en la que se nos cuenta la historia de un asesinato en una pequeña ciudad latinoamericana, El amor en los tiempos del cólera (1985), que es una historia de amor que se desarrolla también en Latinoamérica, El general en su laberinto (1989), narración ficticia de los últimos días de Simón Bolívar, Del amor y otros demonios (1994), Noticia de un secuestro (1996), reportaje novelado sobre el narcoterrorismo colombiano, y En agosto nos vemos (1999).
Funda la escuela de cine de Santiago de los Baños en Cuba, escribe diversos guiones para cine y televisión como Milagro en Roma (1987), en compañía de Lisandro Duque, y de la versión televisiva de María (1991), de Jorge Isaacs.
En Nueva York; en 1972, obtuvo el Premio Rómulo Gallegos por su obra La Cándida Eréndira y su abuela desalmada.
En 1981, el gobierno francés le concedió la condecoración "Legión de Honor" en el grado de Gran Comendador, y en 1982 le fue otorgado el Premio Nobel de Literatura y fue formalmente invitado por el gobierno colombiano a regresar a su país.
Su última novela es Memoria de mis putas tristes (2004).

CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA


Casi treinta años después del asesinato de Santiago Nasar, un amigo suyo narra los acontecimientos que antecedieron  al crimen.
    El día anterior, Ángela Vicario se casaba por conveniencia con el acaudalado Bayardo San Román, pero el novio devuelve esa misma noche a la novia porque esta no es virgen. La chica, obligada a señalar ante su familia a un culpable, acusa de su deshonra a Santiago Nasar.  Los hermanos de Ángela Vicario se ven en la necesidad de vengar el honor familiar y lo buscan para matarlo, aunque pregonan a los cuatro vientos su intención homicida con la esperanza de que alguien les impida cometer su crimen. Todo el pueblo sabe lo que va a suceder, pero por una serie de casualidades funestas, nadie detiene a los Vicario ni avisa a Santiago: cuando desayuna en la cocina, antes de salir, las criadas ya lo saben pero callan porque, según dicen después, creen que el rumor es cosa de borrachos; cuando sale a la calle, no ve en el suelo  el sobre donde alguien lo advierte de que van a matarlo; aunque los hermanos Vicario comunican sus intenciones a la autoridad, el alcalde se limita a quitarles los cuchillos y mandarlos a dormir; los que ven a Santiago por la mañana en el puerto, piensan que la amenaza fue un infundio y callan; finalmente, los Vicario logran su cometido cuando la víctima está a punto de entrar en su casa. Por su parte, Bayardo San Román, que se siente ultrajado y engañado, se va del pueblo, pero años más tarde se reencuentra con su esposa, cuya  pasión amorosa no ha dejado de crecer  partir del fatal día de bodas.    Desde entonces, viven juntos el resto de sus días.
   

FRASES DEL AUTOR

"La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y gracias a ese artificio, logramos sobrellevar el pasado"
  "El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad"
    "Los seres humanos no nacen para siempre el día en que sus madres los alumbran, sino que la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez"



Puedes visitar Página sobre Crónica de una muerte anunciada